jueves, 17 de octubre de 2013

Maniquí de Costura. La unión de dos mundos.


Dar un paso atrás en los recuerdos, un déjà vu hacia la infancia, cuando el dulce hogar de la abuela era el país de las maravillas de nuestra Alicia particular. Donde los muebles grandes, amplios, pesados, de estilo romántico y madera oscura se apoderaban de cada rincón de aquel lugar.
Mi lugar favorito, sin duda (aunque me daba cierto miedo ir sola), era la planta de arriba en la que se encontraba el gran oscuro y robusto armario en el que se escondían todos los trapitos del pasado. Abrigos enormes, vestidos oscuros y entre ellos el vestido de novia de mamá. Un vestido de esos de “ya no se lleva” pero que me encantaba probar.


Vuelta al presente en el que los hogares dejan atrás la oscuridad, la madera se tiñe de blanco y los robustos y pesados muebles se vuelven totalmente funcionales. Los abrigos y vestidos se impregnan de color y el estilo del vestido de novia de mamá pasa a ser historia.



La moda y la decoración están más unidas de lo que podemos imaginar y ambas se influyen continuamente. Cambian de más oscuras a la luz más celestial, de pesados e imposibles a lo más funcional y a ambas se le aplica esa frase de “se lleva” o “está pasado de moda”.



Para mí, no existe mejor objeto que represente la unión de estos dos mundos como lo hace el maniquí de costura.
En el pasado toda gran firma de moda poseía, sin duda, uno de ellos. Una herramienta más de su trabajo que se ha ido reinventando hasta pasar a ser el mejor objeto de decoración (sin renunciar a su eterna utilidad), desde el antiguo de cartón o madera al archiconocido de forja, fabricado especialmente para esta última función, decorar.



En su gran mayoría todo/a apasionado/a de la moda lo es también de la decoración. Amamos y cuidamos hasta el último detalle del vestirnos o de vestir el hogar.

Es por eso que todo amante de la moda deseamos (o ya poseéis) uno de estos en nuestro propio país de las maravillas.
Porque no hay mejor nexo de conexión entre estos dos mundos representados como lo hace el Maniquí de Costura.


Eme.